Recicla tus llantas o neumáticos para darle vida a tu jardín

Los que hemos tenido un automóvil sabemos que las llantas o neumáticos tienen que cambiarse periódicamente y por lo general los abandonamos en el taller cuando son reemplazados. La próxima vez que te encuentres en esta situación, pide que coloquen las llantas retiradas en tu cajuela. Si tienes un jardín, aunque sea pequeño, verás lo útiles que son.

Las ideas que te mostraremos son para motivarte a que recicles y conviertas tus llantas en maceteros decorativos para tu jardín o terraza.

Debes tomar en cuenta que el material del que están hechos los neumáticos es extremadamente duradero, además, una vez que hayamos terminado serán demasiado pesados, por lo que deberás buscar un lugar permanente para colocarlos. Si eres de las personas que se aburren y quieren cambiar continuamente de lugar las cosas, esto no es para ti.

Puedes llenar las ruedas con una mezcla de tierra o arena para macetas. Otra variante es colocar musgo para macetas en la parte de abajo y distribuirlo bien. Con esto mejorarás el drenaje y tendrás una buena base para la tierra.

Es extremadamente recomendable pintarlos con colores vibrantes y llamativos para crear un rincón alegre y colorista. Como verás en la siguiente imagen, aunque los hayas convertido en una funcional y práctica maceta, sin color, el efecto no será trascendente.

Elige un buen lugar y utiliza color, de lo contrario el impacto no será el mismo.

Recuerda lavarlos bien para quitarles todo tipo de residuos y revisa que no tengan alambres expuestos, pues podrían representar un riesgo para los niños. También debes realizar algunos agujeros en la parte inferior con un taladro (de preferencia) para que el agua drene bien, de lo contrario te encontrarás con tierra podrida y la muerte de tus plantas.

Elige flores anuales si quieres que duren más tiempo. También son adecuadas las enredaderas y las flores que toleran el calor y la sequía, como las flores silvestres y las caléndulas. Gracias al caucho, tus jardineras mostrarán una gran resistencia a las inclemencias del tiempo, como el rayo del sol, la lluvia, la nieve y las heladas.

  •  
  •  
  •  
  •